Portada



 

"La fuerza no siempre se expresa de un modo tan enérgico y sutil como en la obra de Marina Castelanotti. Y es que la pincelada abierta, segura y sensible de su pintura la caracteriza. Una obra que plantea dentro de la esencia misma de la pintura un discurso diverso y matérico de un gran valor estético.
Los motivos centrados en la vegetación, el mar, la casa…  quedan expresados a través del dinamismo que revela la acción clara de su factura. La textura se extiende en su justa medida delante del espectador que capta lo que su autora quiere expresar con la inmediatez y belleza de lo sublime plasmado en materia. Se trata de una visión esteticista, cómplice y comprometida con la belleza.
La elegancia y el respeto al espacio en el paisaje son protagonistas de una obra en la que Marina mide el paso de una escena a otra con la generosidad de quien se propone introducirnos dentro de la misma acción. Se trata de una vivencia donde los sentidos de la vista y el tacto son acogidos y transportados a un mundo interior a través de los ambientes expuestos. La pincelada capta las degradaciones de la luz desde los oscuros netos hasta las estribaciones de los cuidados blancos mostrando una variedad irisada de tonos que resumen exactamente la vibrante superficie de los objetos y nos abre una puerta a su interior.
El movimiento de la acción humana y la lucha de fuerzas contrapuestas expresada con rotundidad y belleza en la ejecución de masas de agua, viento y luz abre al espectador una ventana por donde cruza el vuelo de su pincel como ave que nos lleva al recorrido del propio tema. Estremece, acaricia, expresa.
En el Arte no es sólo la maestría técnica lo que marca la diferencia, es la capacidad emotiva. Y qué mejor ejemplo que esta muestra para dejarnos emocionar por una obra que nos hace viajar, pensar, admirar la Naturaleza, sentirnos nosotros mismos.
La obra de Marina Castelanotti asume todo esto en un resultado claramente expresivo y vitalista teñido de una visión romántica en el sentido histórico: Arte y Emoción."


Benjamín Castillo Barragán

Doctor en Pintura por la Facultad de Bellas Artes de Sevilla